EN ESP


EN

The Dojo, a Place of Study of the Way – a Psychological Overview

By: Gabriela Karin Perez (4th Dan IOGKF Argentina- Psychologist)
e-mail: gabrielakperez@yahoo.com.ar

Psychologist and IOGKF 4th Dan, Gabriela Karin Perez, utilizes her skills in both occupation and martial arts to give an extremely interesting psychological look at Karate training…

If we focus on the original motivations of Karate-do practitioners for approaching to a Dojo, we will realize we have all done it for diverse reasons:

"To be in good shape", "As self- defence ", "To download tensions", "Achieving more self- confidence ".

Parents, add other concerns when they bring their children, in addition to the reasons above: "my child is very anxious" or "He or she is very shy", "For socializing" and many others. Even Sensei Morio Higaonna, explained in a conference during his visit to Argentina in the year 2004, that his first steps in the martial arts were due to being a timid and inhibited teenager.

We can notice that by "training karate” there are objectives of considerable diversity beyond any activity that, at a glance, connects with action and physical skills.

That is to say, that since the beginning, we assume "other" benefits related. But which? And due to what?

Psychology provides valuable theorizing to think, what in any way, we all know intuitively in our search through the regular and methodical practice of Karate-do.

What happens when our body enters activity? What are the incidences of this in our psyche?

When the body enters movement, there is a psychosomatic interaction, because, in human beings the body is in an intimate relationship with the psyche. (5), Since birth our psyche will constitute from the interaction with the environment, with others (at first parents) in order to provide our most basic needs and this through activity, which enables the download of energy which, in turn will enrich and expand our internal World. The child, in this way and through movement and action, takes possession and learns from the World that surrounds, while that in this exchange the foundations are being laid for its subjectivity and identity. This, from the most elementary and basic functions of exercise, links to self-preservation.

In this way and with the support of a holding environment, we takes possession of our body, in exploring the World around us, thanks to the exercise of muscular power, source of pleasure and satisfaction.

Then, during childhood we find as transcendental activity, “playing”.

Playing fulfills the role of learning, exploration of capabilities and expression of fantasies, as well as elaboration of traumatic situations.

The starting of playing is a symbol of the confidence of the child in the environment, the child who plays endorses a part of external reality. Winnicott (l976) said: "... the child plays for expressing feelings, to control the anxiety, to establish social contacts and to integrate the personality".

Playing implies to relate with others, in a "transitional zone", which he advocates; intermediate zone of experience, space " rehearsal" between reality and fantasy, which is always present in what pleasant, propitiatory of the expression of our deepest emotions.

According to this author every act is summarized in playing, and describes the culture as it development. Playing is a separate, isolated occupation, from the rest of the existence, and carried out within precise limits of time and place.

 It exercises for the whole life, increasing ability to save obstacles or to face difficulties.

  This transitional space will persist along the entire life, occupied by ludic activities that will lead to cultural activity: […] " Cultural experience begins with creativity, whose first manifestation is Playing”.

Then, we assume that playing is as old as Humanity. (4) When analyzing, uses, customs, laws, religions, etc... In the history of men, playing emerges as an activity connected to their culture, not only among children but also among adults.

"The place where cultural experience is located is in the potential space between the individual and the environment (originally the object). The same can be said of playing. Cultural experience begins with creative living first manifested as play." (From "Playing: Its Theoretical Status in the Clinical Situation," 1971).

It seems important, at this point to mention on the historical origins of the "martial arts" as a culture product, and its initial objectives.

Since that has happened in the phylogeny, it can be seen and expressed on our becoming individuals.

You can find signs of "practices" related to preparation for hunting or war in primitive cultures, among which are the first performances of fighting in China, India to Egypt and Africa.

Sensei Higaonna, in his book "Traditional Karate-do, Volume I," refers to the very origins of Karate in these first practices or "fighting arts” similar to what we know today as Karate, connecting these with activities designed to survival or self-defence.

But we also find among potential origins of the martial practices, the theory that attaches to the Buddhist monk Bodhidharma, the establishment of a method of exercises for the monks to strengthen the mind, body and spirit, to resist the long hours of meditation.

In these two examples, we can see, together, different reasons, perhaps in different historical moments, in different places.

Yet, we have in common, matters relating to the "preparation for", and consequent beneficial effects and acquisition of better skills for those who develop these practices.

 Higaonna Sensei emphasizes that today in Okinawa, Karate-do is practiced as a way of spiritual exercise.

And we’ll focus attention at this point.

We may think that all these aspects of the origins of the martial arts appear when a person approaches to a Dojo, beyond their reasons for doing so. As we said, Psychology helps us to go deeper into these prospects.

Just as has happened to our forefathers, aptitudes and skills gained in the use of the body and the musculature strengthen, in the individual development, the libidinal Cathexis (valuation) of such skill. And that, in those who play sports, it is more notorious since they would provide in addition, a representation of themselves more valued by the Ego. (5)

In this sense, we might think that the activities of "preparation for" (war, hunting, meditation, etc.), as we said before, with the passage of time and in view of the beneficial effects for those exercising, they would have converted in activities in themselves, by the pleasure implicit in the domain of our own body, the exploration of the World around us, freeing the aggressive tendencies, in a controlled and regulated way: as Sensei Higaonna emphasizes, in activities of " spiritual exercise ".

And here we will take up again the ludic dimension implicit in this exercise.

If we think of Karate-do as a cultural product, its relationship with child playing in the individual development and in the activities of "readiness for" of our ancestors, we’ll understand the importance of preserving ludic aspects for the sake of the development of subjectivity.

The role of playing is to relieve the individuals of constant tension that is produced by the relation between internal reality and external reality.

Playing presents the possibility of taking contact with the most authentic and true of the person, the creativity of each individual.

In child play as well as in the artist rehearsal, there is more interest in going through the experience itself, than in the benefit that it could give. (2)

What we want to emphasize is the reflection on the ludic dimension of culture and art.

In our case, Karate as cultural and artistic expression: Equally rich is the relationship between ludic side and creativity. Playing, essential place for culture, transitional space (in terms of Winnicott) between Ego and the not-Ego, between individual and reality, that only intends the subjection to rules and regulated institutions; appears as the geography where creativity exercised the fantasy, the transgression, solidarity, the values that the time of history and the market laws seems to have removed. (3) " The acceptance of external reality never concludes, no human being is free from the obligation to tie the external and internal reality, and the decrease of this obligation comes from the undisputed experience of intermediate reality” (art, religion, etc.).

The area of this intermediate experience is the direct continuation of child’s ludic space (WINNICOT-ZUBIRI)

From these conceptualizations, we may think, both in children and adults, the space opened at the Dojo, is a ludic space, where we escape from common time and space to "get into" a fantastic mythical abstract time, in which logical rules follow other coordinates, deeply related to will. In this case the desire of pleasure.

Yet, in playing it can be expected a reflection of the same reality.

Just as in playing, feelings of biological, psychological, social, satisfaction are produced including the spirituality, as a deeper form for personal fulfilment.

There, it is possible to release, in a controlled manner, among other things, the aggressiveness, that life in society obstructs at the same time that generates, downloading the psyche tensions.

Kicking, beating, blocking, are related to the more direct and primitive aggressiveness, but we have rules and guidelines to prevent the excesses (Dojo Kun). That means that it is possible to satisfy the forbidden in other broader contexts, while that provides the pleasure to be compromised by the body movement. (5). On the other hand, it’s Winicott who speaks to us of psychosomatic integration as maturity achievement and enjoyment of the psychosomatic unity on the experience (6) which reminds us in turn the Greek ideal “Mens Sana in corpore sano”. The body and the motor apparatus have been taken as ways to download what the mind is unable to contain, either in the form of behaviour or action conduct, or in the form of somatic disease, both psychopathological characterizations.

The body would act as a sort of damper or buffer of the mind. During exercise it might be a passage by the body, not a passage to the body as in the psychopathological conceptions. (6)

As instructors we must know, in addition to the physiological, anatomical factors inherent in the practice, emotional /psychological factors, that "are put at stake" in our activity, bearing in mind that to work with the body can modify aspects of the personality, the relationship capabilities and creativity.

And in relation to this, Sensei Higaonna has said in an opportunity for an explanation during a Gassshuku we’ve participate in, that "if we have external order in our lives, in our environment," good forms ", we will contribute to our internal order" - The aggressiveness, competition, fears, inhibitions, deployed in favourable ground in the Dojo, sheltered by rules.

In this, Sensei’s knowledge and his positioning, will depend the course to be followed, increasing or balancing these trends.

One inhibited person may deploy their impulses without fear to cause harm to others, as well as the more impulsive will find the limits needed to achieve a greater restraint, to give examples.

It is important to understand what is happening in the Dojo as a " intermediate zone of experience", beyond the seriousness and thoroughness we assume the practice, without losing the ludic aspect implicit, recovering this both in children and adults: “playing for playing", practice for practice, for the simple fact to do so, to do it better as motivation; allowing to develop skills, personally transcend, to enjoy our corporeality, and give expression to our internal World.

The following phrase from Bernard Shaw (l948) synthesizes these senses and consequences of losing sight of these aspects: "Men don’t leave playing for growing old, grow old for abandon playing".

That is why we may always have in mind the profound meaning of the Japanese word "Dojo": "Place to study the way".

If we find a real Sensei (a master, "who was born before", in Japan), we will benefit from this experience and the possibility of finding ourselves, in the interaction with others.

Bibliography:

“Traditional Karate-do, Volume I” Morio Higaonna Sensei

“Realidad y Juego” Donald Winnicott

Documentos Técnicos: Portal abc. Subsecretaría de Educación. Dirección Provincial de Enseñanza. Dirección de Educación Física. Provincia de Buenos Aires. dirdef@ed.gba.gov.ar -EL DEPORTE Y SUS CONCEPCIONES

“Placer del movimiento, competencia y deporte” Dr. Ricardo Rubinstein Bs. As.

Psicoanálisis, Salud Mental y Deporte, Desarrollos” Dr. Ricardo Rubinstein. (A.P.A.) Bs. As.

“El Juego, soporte del Deporte” Dr. Jorge G. Garzarelli
“Construcción y constitución de la representación-cuerpo” Autor: Petriz, Graciela Mabel    Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, UNLP

Revista: Educación Física y Ciencia 1998 4 : pp. 67-74

“Tres Ensayos para una teoria sexual” Freud S.

“Mas alla del principio del Placer Freud S.

“El malestar en la cultura” Freud S.

“Pulsiones y destinos de Pulsión” Freud S.

“Totem y Tabú” Freud S.

“Juego, fantasía: del más allá al espacio transicional” Marta Lewin

Quotations:

(1)Portal “abc” Subsecretaría de Educación. Dirección Provincial de Enseñanza. 1 Dirección de Educación Física. Provincia de Buenos Aires. dirdef@ed.gba.gov.ar -EL DEPORTE Y SUS CONCEPCIONES

(2) “Juego, fantasía: del más allá al espacio transicional” Marta Lewin

(3) “Desborde, exceso y ausencia: los estudios sobre deporte en la comunicación, la antropología y la sociología latinoamericanas” Pablo Alabarces

(4) “El Juego, soporte del Deporte” Dr. Jorge G. Garzarelli

(5) “Placer del movimiento, competencia y deporte” Dr. Ricardo Rubinstein Bs. As.

(6) “Psicoanálisis, Salud Mental y Deporte, Desarrollos” Dr. Ricardo Rubinstein. (A.P.A.) Bs. As.


ESP

ASPECTOS PSICOLOGICOS RELACIONADOS A LA PRACTICA DE KARATE-DO: EL DOJO COMO LUGAR PARA EL ESTUDIO DEL CAMINO

Si rastreamos entre los practicantes de Karate-do las motivaciones originales a su primer acercamiento a un Dojo, comprobaremos que lo hemos hecho por muy diversas razones: “Para estar en forma”, “Como defensa personal”, “Para descargar tensiones”, “Para desenchufarse”, “Lograr más confianza en si mismo”. Los padres, agregan otras inquietudes cuando traen a sus hijos, que se suman a los motivos anteriores: “mi hijo es muy inquieto”, o “Es muy tímido”, “Para que socialice” y muchas más. Incluso el mismo Sensei Morio Higaonna, explicó en una conferencia durante su visita a Argentina en el año 2004, que sus primeros pasos en las artes marciales se debieron a que era un adolescente tímido e inhibido.

Podemos entrever que en esto de “practicar karate” se persiguen objetivos de gran diversidad más allá de realizar una actividad que a simple vista se conecta con la acción y las destrezas físicas. Es decir, que ya desde el inicio, suponemos “otros” beneficios relacionados. Pero ¿Cuáles?, y debido a qué?

La Psicología aporta valiosas teorizaciones para poder pensar, aquello que de alguna manera todos intuimos en nuestra busqueda a traves de la practica regular y metódica de karate-do.

¿Qué ocurre cuando nuestro cuerpo entra en actividad? ¿Qué incidencias tiene ello en nuestro psiquismo?

Cuando el cuerpo entra en movimiento, se produce una interacción psicosomática, ya que en el ser humano lo físico está en intima relación con lo psíquico. (5) Desde el nacimiento nuestro psiquismo se va constituyendo a partir de la interacción con el medio, con el semejante (al principio la madre, padre) a fin de satisfacer nuestras necesidades más elementales, y ello a través de la actividad, que posibilita la descarga energética a su vez va enriqueciendo y ampliando nuestro mundo interno. El niño, de esta manera y a traves del movimiento y la acción, se va apropiando y conociendo el mundo que lo rodea, al mismo tiempo que en este intercambio se van sentando las bases de su subjetividad e identidad. Y ello a partir del ejercicio de las funciones más elementales y básicas, ligadas a lo autoconservativo. De esta manera y con el soporte de un medio ambiente facilitador, nos vamos apropiando de nuestro cuerpo, en la exploración el mundo que nos rodea, gracias al ejercicio del poder muscular, fuente de placer y satisfacción.

Luego, durante la infancia encontramos como actividad trascendental el juego. El juego cumple una función de aprendizaje y exploración de capacidades propias y de expresión de fantasías, así como de elaboración de situaciones traumáticas.  El inicio del juego es símbolo de la confianza del niño en el ambiente, el niño que juega hace suya una parte de la realidad exterior. Winnicott (l976) dice:”...el niño juega para expresar sentimientos, para controlar la ansiedad, para establecer contactos sociales y para integrar su personalidad”.

El juego implica vincularse con los otros, en un “espacio transicional”, que éste propicia, zona intermedia de experiencia, espacio de “ensayo” entre la realidad y la fantasía, en el que siempre está presente lo placentero, propiciatorio de la expresión de las emociones más profundas. Según este autor todo hacer se resume en el juego, y describe a la cultura como un desarrollo del mismo: El juego es una ocupación separada, aislada del resto de la existencia y realizada dentro de límites precisos de tiempo y de lugar.Ejercita para la vida acrecentando toda capacidad de salvar obstáculos o de hacer frente a las dificultades. Este espacio transicional persistirá a lo largo de toda la vida ocupado por actividades lúdicas y que dará lugar a la actividad cultural: […] “La experiencia cultural comienza con el vivir creador, cuya primera manifestación es el Juego.   Por lo tanto, suponemos que el juego es tan antiguo como la misma Humanidad. Cuando se analizan usos, costumbres, leyes, religiones, etc.. en la historia de los hombres, el juego emerge como una actividad conectada a su cultura, no solo entre los niños sino también entre los adultos. (4)

Me parece importante, en este punto hacer mención sobre los orígenes históricos de las “artes marciales” como producto de cultura y sus objetivos iniciales, ya que aquello que ha ocurrido en la filogenia puede observarse y expresarse en nuestro devenir subjetivo.

Se pueden encontrar indicios de “prácticas” vinculadas con la preparación para la cacería o la guerra en culturas primitivas, entre las que se hallan las primeras representaciones de lucha en China, India y hasta en Egipto y Africa.

El Sensei Higaonna, en su libro “Karate-do Tradicional, Tomo I”, se refiere a los orígenes mismos del karate-do en estas primeras prácticas o “artes de lucha” similares a lo que hoy conocemos como Karate, relacionando éstas con actividades destinadas a la supervivencia o autodefensa. Pero también encontramos entre los posibles orígenes de las prácticas marciales la teoría que le atribuye al monje budista Bodhidharma el establecimiento de un método de ejercicios para que lo practicasen los monjes a fin de fortalecer la mente, el cuerpo y el espiritu, para resistir las largas horas de meditación.

Vemos, en estos dos ejemplos, que confluyen motivaciones diferentes, tal vez en distintos momentos históricos, en distintos lugares. No obstante, encontramos en común aquello relacionado a la “preparación para”, y los consiguientes efectos benéficos y adquisición de mejores aptitudes para aquellos que se desarrollaban estas prácticas. Higaonna Sensei destaca que en Okinawa, hoy en día el karate-do se practica como forma de entrenamiento espiritual. Y es en este punto en el focalizaremos la atención.

Podríamos pensar, que todos estos aspectos que dieran origen al surgimiento de las artes marciales se presentifica cuando una persona se acerca a un Dojo, más allá de sus razones manifiestas para hacerlo. Como decíamos, la Psicología, nos ayuda a ahondar un poco más en estas perspectivas.

Así como ha ocurrido con nuestros antecesores, las aptitudes y destrezas logradas en la utilización del cuerpo y la musculatura, van a reforzar, en el desarrollo individual la catectización libidinal (valoración) de dicha aptitud. Y esto, en quienes practican deportes, es más notorio ya que les estaría proveyendo, además, una representación de sí mismos más valorada por el Yo. (5)

En este sentido, podría pensarse que las actividades de “preparación para” (la guerra, cacería, meditación, etc.) como decíamos anteriormente, con el transcurrir del tiempo y en vistas a los efectos benéficos para quienes las ejercitaban, se habrían convertido en actividades en sí mismas, por el placer implícito en el dominio del propio cuerpo, de la exploración del mundo que nos rodea, liberando las tendencias agresivas, en una forma controlada y reglada: como enfatiza Sensei Higaonna, en actividades de “ejercicio espiritual”. Y aquí retomaremos la dimensión de lo lúdico implícito en este ejercicio. Si pensamos en elKarate-do como producto de cultura,su relación con el juego infantil en el desarrollo individual, y en las actividades de “aprestamiento para” de nuestros antepasados, entenderemos la importancia de preservar los aspectos lúdicos en bien del desarrollo de la subjetividad. La función del juego es la dealiviar al sujeto de la constante tensión que se produce por la puesta en relación de la realidad interna y la realidad externa, aquella que permite tomar contacto con el sentido personal de cada sujeto y con el mundo que lo rodea. El juego presenta la posibilidad de tomar contacto con lo más auténtico y verdadero de la persona, la creatividad de cada individuo. En el juego del niño así como en el hacer del artista, hay más interés en recorrer la experiencia misma que en el beneficio que ésta pudiera otorgarle.(2)

Lo que queremos enfatizar es la reflexiónsobre la dimensión lúdica de la cultura y el arte. En nuestro caso, el karate como expresión cultural y artística. Igualmente rica es la relación entre lo lúdico y la creatividad: el juego, lugar indispensable de la cultura, espacio transicional (en términos de Winnicott) entre el yo y el no-yo, entre el individuo y la realidad que sólo pretende de él su sujección a normas e instituciones regladas, aparece como la geografía donde la creatividad ejercita la fantasía, la transgresión, la solidaridad, los valores que el tiempo de la historia y las leyes del mercado parece haber suprimido. (3) “Esto es lo que se supone, que la aceptación de la realidad externa nunca concluye, que ningún ser humano está libre de la obligación de ligar la realidad externa e interna, yque la disminución de esta obligación proviene de la indiscutida experiencia de la realidad intermedia (arte, religión, etc.). El espacio de esta experiencia intermedia es la continuación directa del espacio lúdico del niño. (WINNICOT-ZUBIRI)

Desde estas conceptualizaciones, podríamos pensar, tanto en niños como en adultos, el espacio que se abre en el Dojo, como un espacio lúdico, donde nos abstraemos del tiempo y del espacio comunes para “entrar” en un tiempo fantástico, mítico, abstracto en el que las reglas lógicas siguen otras coordenadas profundamente vinculadas a la voluntad, en este caso el deseo intrínseco de placer. No obstante, en el juego es dable esperar un reflejo de la misma realidad. Así como en el juego, se producen sentimientos de satisfacción biológica, psicológica, social, incluyendo la espiritualidad como forma mas profunda de realización personal.

Allí es posible liberar, de manera controlada, entre otras cosas, la agresividad, que la vida en sociedad coarta a la vez que genera, descargando las tensiones del aparato psíquico. El patear, golpear, bloquear, se relacionan con la agresividad más directa y primitiva, pero están las reglas y pautas que impiden los excesos. (Dojo Kun). Es decir que se hace posible satisfacer lo prohibido en otros contextos más amplios, a la vez que se proporciona el placer al estar comprometido el movimiento corporal. (5). Por otra parte,es Winicott quien nos habla de la integración psicosomática como logro madurativo y goce de la unidad psicosomática en la experiencia, (6) lo cual nos recuerda a su vez el ideal griego “Mens Sana in corpore sano”.El cuerpo y el aparato motor han sido tomados como vías de descarga de aquello que la mente es incapaz de contener, ya sea bajo la forma de comportamientos o conductas de acción o bajo la forma de enfermedad somática, ambas caracterizaciones psicopatológicas. El cuerpo actuaría como una suerte de amortiguador o buffer de lo mental cuando se sobrepasa cierto umbral tolerable de reintroyecciones para el psiquismo. Durante el ejercicio habría un pasaje por el cuerpo, no un pasaje al cuerpo como en las concepciones de lo psicopatologico. (6)

Como instructores debemos conocer, además de los factores fisiológicos, anatómicos inherentes a la práctica, los factores emocionales, psicológicos que “se ponen en juego” en nuestra actividad, teniendo en cuenta queel trabajo con el cuerpo puede modificar aspectos de la personalidad, las capacidades vinculares y la creatividad. Y en relación a ello, Sensei Higaonna ha dicho en oportunidad de una explicación durante un Gassshuku al que asistimos, que “si procuramos orden exterior en nuestras vidas,en nuestro entorno, “buenas formas”, contribuiremos a nuestro orden interior”. La agresividad, competencia, temores, inhibiciones, se despliegan en terreno propicio en el Dojo, al resguardo de las reglas presentes. De este conocimiento y del posicionamiento del Sensei, dependerá el rumbo que de ello se siga, potencializándose, exacerbándose o equilibrándose estas tendencias. Una persona inhibida podrá desplegar sus impulsos sin temor a ocasionar daño a otro, así como el más impulsivo encontrará los límites necesarios para lograr un mayor autocontrol, para dar algunos ejemplos.

Es importante entender lo que ocurre en el Dojo como una “zona intermedia de experiencia”, más allá de la seriedad y rigurosidad con que asumamos la práctica, sin perder el aspecto lúdico y creador implícito, recuperando esto tanto en niños como en adultos: “el jugar por jugar”, practicar por practicar, por el simple hecho de hacerlo, para hacerlo mejor, como motivación, posibilitando desarrollar habilidades, superarse personalmente, disfrutar de nuestra corporiedad, y dar expresión a nuestro mundo interno. La siguiente frase de Bernard Shaw (l948) sintetiza estos sentidos y las consecuencias de perder de vista estos aspectos: “El hombre no deja de jugar por que envejece, envejece por que deja de jugar”.

Por todo ello debemos tener siempre presente el significado profundo de la palabra japonesa “Dojo”: “Lugar del estudio del camino”, (no hay nombre más apropiado!). Si nos encontramos con un verdadero Sensei (maestro, “el que nació antes”, en japonés,[1]), podremos sacar provecho de esta experiencia y posibilidad de encontrarnos con nosotros mismos, en la interacción con nuestros semejantes.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA:

“Karate-do Tradicional”, Tomo I, Morio Higaonna Sensei

“Realidad y Juego” Donald Winnicott

Documentos Técnicos: Portal abc. Subsecretaría de Educación. Dirección Provincial de Enseñanza. Dirección de Educación Física. Provincia de Buenos Aires. dirdef@ed.gba.gov.ar -EL DEPORTE Y SUS CONCEPCIONES

“Placer del movimiento, competencia y deporte” Dr. Ricardo Rubinstein Bs. As.

Psicoanálisis, Salud Mental y Deporte, Desarrollos” Dr. Ricardo Rubinstein. (A.P.A.) Bs. As.

“El Juego, soporte del Deporte”Dr. Jorge G. Garzarelli
“Construcción y constitución de la representación-cuerpo” Autor: Petriz, Graciela Mabel    Facultad de Humanidades y Ciencias de a Educación, UNLP

Revista: Educación Física y Ciencia 1998 4 : pp. 67-74

“Tres Ensayos para una teoria sexual” Freud S.

“Mas alla del principio del Placer Freud S.

“El malestar en la cultura” Freud S.

“Pulsiones y destinos de Pulsión” Freud S.

“Totem y Tabú” Freud S.

“Juego, fantasía: del más allá al espacio transicional” Marta Lewin

Citas:

(1)Portal “abc” Subsecretaría de Educación. Dirección Provincial de Enseñanza. 1 Dirección de Educación Física. Provincia de Buenos Aires. dirdef@ed.gba.gov.ar -EL DEPORTE Y SUS CONCEPCIONES

(2) “Juego, fantasía: del más allá al espacio transicional” Marta Lewin

(3) “Desborde, exceso y ausencia: los estudios sobre deporte en la comunicación, la antropología y la sociología latinoamericanas”Pablo Alabarces

(4) “El Juego, soporte del Deporte”Dr. Jorge G. Garzarelli

(5) “Placer del movimiento, competencia y deporte” Dr. Ricardo Rubinstein Bs. As.

(6) “Psicoanálisis, Salud Mental y Deporte, Desarrollos” Dr. Ricardo Rubinstein. (A.P.A.) Bs. As.


[1] Según los japoneses tradicionales se le denomina así porque la única diferencia que hay entre un alumno y un maestro es que este simplemente ha nacido antes y por eso puede enseñar.